“Sudor” de Alberto Fuguet

Sudor OK.inddEditorial: Literatura Random House

Año: 2016

Páginas: 604

La obra que hoy me ocupa más que una novela, es un novelón. Una obra excesiva, desmesurada, compleja a la par que frívola, ambiciosa pero también una muestra más del inmenso talento que alberga el escritor chileno Alberto Fuguet (Santiago de Chile, 1964). La obra de Fuguet ha estado marcada por la polémica y ciertos prejuicios, especialmente por encabezar la célebre recopilación McOndo donde hacía una justificada crítica a los efectos perversos del macondismo en la literatura hispanoamericana. La crítica de Fuguet más que dirigirse a García Márquez se dirigía contra sus imitadores y la política editorial de promocionar los libros afines al realismo mágico, generando obras que se encontraban entre el bodrio y la estafa. Como venía comentando parece que el chileno ha cargado con la cruz de querer enterrar el Boom algo paradójico si tenemos en cuenta que fue alumno del taller de escritura de José Donoso, uno de los representantes de dicho movimiento. Volviendo a nuestro autor, cabe decir que su obra ha ido creciendo progresivamente desde Mala Onda, su primera novela, dando un salto abismal con esa monumental obra que fue Missing (una investigación). Ahora, tras otra novela y otros proyectos cinematográficos y de escritura, vuelve con Sudor, una obra que he disfrutado considerablemente.
La novela tiene como protagonista a Alf, editor homosexual de no ficción de la editorial Alfaguara. La acción tiene lugar fundamentalmente durante la celebración de la Feria del Libro de Santiago de Chile (FILSA) cuando recibe la visita de Rafael Restrepo Carvajal y su hijo Rafita (o Rafa). Restrepo Carvajal es un trasunto nada sutil de Carlos Fuentes, que no sale precisamente bien parado aunque bueno, en realidad nadie ni nada se salva en esta novela. El autor hace una ácida crítica de múltiples temas, sin dejar títere con cabeza. Por la novela pasean el Boom y sus representantes (en esta ocasión sí que hay crítica), las relaciones personales en el siglo XXI, la homosexualidad, las redes sociales o la industria editorial. Todos y cada uno de estos temas son sometidos a la inmisericorde pluma de Fuguet que usa la obra para hacer una acertada crítica de nuestro tiempo.
La lectura de la novela es ágil gracias a que el autor transmite con gran acierto la rapidez de las conversaciones, dando lugar a páginas y páginas de dialogo que no decaen en interés. La capacidad de reflejar esa oralidad es indudablemente uno de los aciertos de una novela cuya longitud no supone un problema gracias al estilo directo, al humor irónico y sardónico y a las múltiples referencias a la cultura pop que abundan en el libro. Todo lo anterior es marca del autor pero en esta obra dichos elementos están especialmente pulidos y bien encajados. Otro elemento que se maneja bien en la novela es la cuestión de las redes sociales. El autor introduce conversaciones de Whatsapp en el libro, dando lugar al único elemento que chirría en la novela, y además la aplicación Grindr tiene bastante protagonismo. Dicha aplicación se usa para facilitar encuentros gais. El constante uso que hace el protagonista de la aplicación sirve al autor parar trazar reflexiones en torno a la madurez, el amor en los tiempos actuales y cómo condicionan las tecnologías nuestra vida sentimental. Hay bastante sexo en la novela y desde luego el autor abunda en detalles, texturas y olores, no hay más que mirar el título.
El lado más salvaje y crítico de la novela nos lo encontramos en lo referido al mundo editorial, con múltiples referencias a autores reales, otros del universo narrativo de Fuguet o que toma prestados de otros escritores como son el caso de Nuria Monclús, basada en la todopoderosa agente Carmen Barcells, o Marcelo Chiriboga, ambos surgidos de la mano de José Donoso. La premisa de la presentación de un libro de fotografías firmado a medias por Restrepo padre y su hijo, es así mismo otro punto de apoyo del autor para criticar el despilfarro y la falta de miras del mundo editorial. La editorial Alfaguara, que el autor nos describe, es previa a su adquisición por parte del gigante editorial Penguin Random House. La premisa de partida de la novela es más o menos real y estoy seguro que el protagonista de Sudor tiene algunos elementos con Alberto Fuguet.
Las obras de Fuguet suelen estas muy apegadas a su momento histórico y tirando de tópico son rabiosamente contemporáneas. Si en anteriores libros estaba presente el VHS ahora lo están Grindr o Twitter. Quizás en un futuro sea leída con cierta distancia irónica o una media sonrisa, porque las tecnologías descritas nos resulten lejanas o anticuadas. Sin embargo, esto es lo de menos porque la obra es tan rica y tiene tantos elementos que destacan que lo anterior se queda en mera anécdota. Sudor es innovadora, voluminosa y tremendamente interesante. Lo avisé al principio, un novelón.

Anuncios

2 thoughts on ““Sudor” de Alberto Fuguet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s