“Los hermanos Cuervo” de Andrés Felipe Solano

Los hermanos Cuervo de Andrés Felipe SolanoEditorial: Demipage

Año: 2015

Páginas: 352

Unas reseñas atrás, con motivo de 8.8 de Juan Villoro comenté el auge en los últimos años de la crónica periodística venida de Hispanoamérica y la gran calidad que atesoraban muchos de estos cronistas. En algunos casos ya se habían lanzado a la ficción con éxito. Andrés Felipe Solano (Bogotá, 1977), el autor que hoy traemos, es uno de estos talentosos cronistas que se ha pasado con éxito al terreno de la ficción con la obra Los hermanos Cuervo, editada por la pequeña pero prestigiosa editorial española Demipage. De este mismo sello ya reseñamos Los niños muertos de Richard Parra.
Los hermanos Cuervo constan de dos partes claramente diferencias. La primera parte es una narración donde nuestro protagonista, apodado La mancha por tener una en la cara, nos cuenta su acercamiento y amistad (por así decirlo) con dos peculiares compañeros de clases, Los hermanos Cuervo, que son motivo de fascinación y habladurías por parte de sus compañeros. Nuestro narrador nos va contando con evidente fascinación, su relación con los hermanos y como va descubriendo el peculiar mundo que los rodea. Los intereses y gustos de los hermanos son parte importante de este primer relato. La segunda narración es la crónica de la vida de un ciclista, del que vamos a evitar dar información para no desvelar datos de la trama. Esta segunda parte se aleja de los postulados de la ficción, pese a que todo es inventado, para ser más una crónica periodística diferenciándose deliberadamente del tono y las formas de la primera parte. Queda una parte final breve como broche a la novela.
La obra es un cruce imposible entre crónica y novela de aprendizaje. La primera parte brilla de forma evidente, el autor se recrea en describir unos personajes inolvidables como son los hermanos que dan título al libro. El tono de la narración está muy logrado además de resultar francamente divertido con anécdotas y observaciones de gran agudeza. Solano se sirve de su indudable talento para las crónicas en la segunda parte que inicialmente flojea pero que luego brilla de la misma forma que la primera. Sutilmente va tejiendo hilos entre detalles y hechos comentados en la primera parte que se repiten en la segunda, demostrándose que nada de lo narrado es casual y que todo responde a un plan fijado. Conforme avanza la obra, más claro queda el esfuerzo realizado por el autor para crear el relato. Añadir, así mismo, que el tercer capítulo se antoja un epílogo final que cierra la historia de forma adecuada.
Solano tiene talento de sobra que podemos comprobar leyendo sus crónicas y en Los hermanos Cuervo da muestras claras del mismo. Se queda uno con ganas de más sabiendo de la calidad del autor, de ahí que no quede más remedio que desear la pronta publicación en España de su última obra Corea: apuntes desde la cuerda floja. Ésta ha sido premiada con la segunda edición del Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana, del que ya reseñamos al ganador de la primera edición, El hombre que no fue Jueves. En definitiva, estamos ante una obra, pensada y trabajada, que promete una buena lectura y con unos personajes que tardaremos en olvidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s