“Material rodante” de Gonzalo Maier

Material rodante de Gonzalo MaierEditorial: Minúscula

Año: 2015

Páginas: 113

La literatura hispanoamericana contemporánea ha destacado por la gran calidad de la novela breve. Son obras de extensión corta, aunque no menos ambiciosas que otros relatos de mayor longitud. Las temáticas exploradas han sido muchas y muy variadas, siendo la obra que hoy reseño, Material Rodante del chileno Gonzalo Maier (Talcahuano, 19819) un claro ejemplo de concisión y de interesante temática.
La novela, si es que se puede considerar como tal, consiste en las reflexiones de un personaje, que se puede identificar con el propio autor, durante el trayecto hacia el trabajo. En este trayecto, de una duración considerable, el autor cruza la frontera entre Países Bajos y Bélgica, siendo por tanto un viaje distinto. Fruto de ese viaje, surge un libro diferente. Es posible que la literatura de trenes no sea precisamente original, Paul Theroux como referente resulta ineludible, sin embargo, Maier logra crear una obra original donde las fronteras de los géneros se desdibujan, quedando un híbrido entre novela, relato de viajes, ensayo y diario. La fusión de géneros resulta natural y, por qué no decirlo, muy actual acorde con la narrativa que se demanda en estos tiempos posmodernos. El autor va insertando relatos dentro de la obra, creando un mosaico que bascula de forma equilibrada entre el diario personal y el ensayo erudito. De estos relatos me quedo con el del Pino Araucaria, especie típica de la zona de la Araucaria, en el sur del Chile, que el autor rastrea hasta su llegada a Europa. Y todo porque ve uno de esos árboles en el tren. Ese es el tono general de la obra, que fluye de forma pausada como son los trayectos en tren, o más bien como nos gustaría que fueran. Aunque sea redundante decirlo, por formato, tamaño y longitud es ideal su lectura para un trayecto de tren.
El estilo del autor es limpio, nada sobrecargado y muy acorde con el tono de la obra. Da la sensación durante todo el libro de que más que leerlo, nos lo está contando nuestro compañero de asiento en un trayecto de tren. Es un relato ameno, sosegado y erudito. Resulta necesaria esta literatura que no tiene mayor ambición que la de contar, se acerca al lector sin pretensiones, sin fuegos artificiales. Me resulta francamente gratificante y sin pirotécnica narrativa o estilística, desdibujando las fronteras de los géneros de la misma manera en que se desdibuja la frontera entre Bélgica y Países Bajos.
Las formulas narrativas de la actualidad escapan a las etiquetas clásicas, lo que no escapa a etiquetas es la calidad, y no hay dudas de que Gonzalo Maier la tiene. Este Material Rodante es prueba de ello. Me quedan muchos viajes en tren, deseo que muchos de ellos sean en compañía de la literatura de Maier.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s