“El libro de Esther” de Juan Carlos Méndez Guédez

El libro de Esther de Juan Carlos Méndez GuédezEditorial: Lengua de Trapo

Año: 1999

Páginas: 188

La literatura hispanoamericana abarca gran cantidad de países, siendo algunos más reconocidos que otros y por tanto cuentan con más atención de medios y críticas. En cambio otros territorios reciben menor reconocimiento, siendo Venezuela uno de estos países que pese a la contrastada calidad de sus narradores no goza de toda la atención que debería. En este blog hacemos una firme apuesta por darle peso a esas geografías “olvidadas”. Hoy volvemos a territorio venezolano, donde ya estuvimos con Patria o Muerte, con uno de sus autores más reconocidos y más talentoso, Juan Carlos Méndez Guédez (Barquisimeto, 1967) y su segunda novela, El libro de Esther. Una obra divertida, amena y repleta de interés.
La premisa de partida de la novela es sencilla, nos encontramos con Eleazar, un periodista caraqueño, que afectado por una reciente ruptura decide emprender un viaje a Tenerife para buscar a Esther, un amor de la adolescencia. La isla se encuentra en pleno carnaval lo que dificulta la ya de por sí difícil tarea de nuestro protagonista. Con escasas pistas, sin apenas referencias y con la ruptura todavía fresca, Eleazar va deambulando por la isla con más incertidumbre que certezas. La obra se mueve entre el amor que fue y el que pudo ser, dejando un pozo de melancolía en el lector. El protagonista es entrañable y resulta fácil empatizar con él. La narración va saltando con reflexiones sobre el desamor, el tiempo perdido y el irremediable paso de éste, siendo claves para entender las motivaciones reales de tan alocada excursión. El periplo de nuestro protagonista no es sino una manera de recuperar algo de la juventud, del tiempo que fue y que ya no es. La búsqueda de Esther actúa como un nostálgico viaje de redención, una travesía que le devuelva el tiempo perdido, sus olores, texturas y sensaciones, siendo una especie de Ítaca que lo redima de su situación presente. Conforme más avance la novela, y con ella el protagonista, más claro tendremos que hay cosas que se van para no volver, ya que encontrar a Esther no le va a devolver nada a Eleazar.
Méndez Guédez plantea una obra de estructura sencilla, como ya he señalado anteriormente, con capítulos dedicados al viaje a Tenerife y otros al pasado adolescente del protagonista. Es una lectura ágil, nada pesada, donde los hechos del pasado sirven para explicar las actuaciones del presente, con un personaje errático movido por sus impulsos que sobre todo anhela la felicidad. Este es el tema fundamental de la obra, la búsqueda de la felicidad y las oportunidades perdidas, siendo un retrato desencantado, atinado y melancólico de la madurez pero también muy divertido. El tono de la obra lejos de ser lúgubre es festivo y desenfadado.
El libro de Esther es una novela muy recomendable, que narra un viaje alocado y desesperado en busca de un amor que no fue y nos acerca temas mucho más interesantes, como el irremediable paso del tiempo. Tras esta lectura he ido leyendo todo lo que he podido de Juan Carlos Méndez Guedez, ya que El libro de Esther deja con ganas de más y ese es quizás el gran legado de esta obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s