“El asco. Thomas Bernhard en San Salvador” de Horacio Castellanos Moya

El asco de Horacio Castellanos MoyaEditorial: Tusquets

Año: 1997

Páginas: 139

La literatura ha funcionado desde hace siglos como una vía ideal para expresar quejas, críticas y demás comentarios sobre la sociedad en que vivimos. En ocasiones estos textos se convierten en panfletos carentes de interés donde la calidad escasea. En cambio, en otras ocasiones nos encontramos con obras donde la crítica da como resultado textos excelentes y dentro de esta categoría se situaría la obra que hoy reseño, El asco. Thomas Bernhard en San Salvador editada por la editorial Tusquets, de un autor que ya hemos abordado en este blog, el salvadoreño Horacio Castellanos Moya (Tegucigalpa, 1957). Este incendiario monólogo, es editado por primera vez en 1997, aunque yo he utilizado la reedición (con texto de Bolaño incluido) de Tusquets, la editorial que edita al autor en España, es ya un texto emblemático e icónico de la literatura hispanoamericana reciente.
La obra consiste en un monólogo de un personaje, Vega, un exiliado salvadoreño que ha regresado de Canadá con motivo del entierro de su madre, pasa revista a su país de nacimiento, El Salvador, no dejando títere con cabeza. Prácticamente no hay tema que Vega no aborde, critique y desprecie de forma iracunda. Es un discurso incendiario, enfurecido, crítico al extremo y acervado que no deja respirar al lector. La tónica general de la obra es esa, con comentarios sobre la cerveza, la gastronomía, la sociedad, los políticos, todo de El Salvador. Nada ni nadie sale bien parado en este repaso. El tono de la obra es tan hiriente y corrosivo que levantó muchas ampollas en el momento de su publicación, llegando el autor a temer por su vida para acabar marchando al exilio. Parece que los comentarios y denuncias de Vega no estaban tan lejos de la realidad.
Uno de los aspectos más reconocibles de esta obra es el estilo utilizado del autor, que tomando como referencia al escritor austriaco Thomas Bernhard, homenajea el estilo de éste en la manera en la que plantea el texto. Sin embargo, cabe decir que la prosa ya muestra muchos de los rasgos del autor, con un estilo directo, de diálogos ágiles y con gran capacidad para crear atmósfera con unas pocas pinceladas. El humor de Castellanos Moya es posiblemente otro de los rasgos más significativos de sus obras, que suelen tener como una marca de agua, la mirada irónica, despiadada y sarcástica del autor. Este rasgo está muy presente en El asco, contando muchos momentos de gran hilaridad. No por ello nos extraemos de la realidad que nos narra el texto, los desafíos incumplidos de El Salvador como país una vez superada la larga guerra civil. El acierto que convierte al texto en una obra clave del periodo es saber hacer una crítica contundente, clara y desde luego muy alejada del optimismo que reinó en la zona durante los años noventa. Es fácil reconocer parte de las opiniones del propio Castellanos Moya, que había vuelto hacía poco del exilio, en Vega y es a través de este personaje donde el autor cataliza su disgusto con el país que se encontró a la vuelta.
Hay muchas maneras de acercarse a la obra de Horacio Castellanos Moya ya que cuenta con una rica y dilatada carrera literaria a sus espaldas, pero creo sinceramente que no hay mejor manera de conocer al autor que la de leer El asco, uno de los hitos literarios de la década de los noventa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s