“No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles” de Patricio Pron

no-derrames-tus-lagrimas-por-nadie-que-viva-en-estas-calles-de-patricio-pronEditorial: Literatura Random House

Año: 2016

Páginas: 348

¿Puede el arte cambiar la política? ¿O es la política la que cambia el arte? Estas dos cuestiones, y algunas más, son las que nos plantea el escritor argentino Patricio Pron (Rosario, 1975) en su última novela, No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles editada por Literatura Random House. La obra indaga en las relaciones entre poder, política y literatura, dando como resultado la que es, en mi opinión, una de las mejores novelas del presente año.
No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles cuenta como a partir de las indagaciones de un joven militante izquierdista en la Italia de los años setenta, los conocidos como años del plomo, conoceremos la muerte de un escritor durante un congreso fascista en 1945. Narrada en diversos planos temporales, la trama central tiene lugar en el año 1978, donde Peter Linden, el protagonista, comienza a investigar acerca del escritor futurista Luca Borrello, un hombre fuertemente ligado al pasado de su padre como partisano durante la Segunda Guerra Mundial. Siguiendo los pasos de Borrello, el joven militante conocerá el congreso celebrado en 1945, con la Segunda Guerra Mundial a punto de acabar y en los estertores de la sórdida República de Saló. Linden, se alejará de su militancia, para centrarse en Borrello y entrevistar a los escritores futuristas cercanos a él que participaron en el congreso. La trama llegará hasta nuestros días en un largo viaje marcado por el carácter sinuoso de la historia donde lo que realmente importan son las ideas y reflexiones planteadas por el autor. Estamos ante una novela deliberadamente compleja, algo que se agradece, que mezcla una narración testimonial, sin prácticamente diálogos, con tres historias cuya vinculación es la relación familiar de los tres personajes. Se trata de padre, hijo y nieto. Para rematar la obra, Pron incluye un diccionario de autores, reales e inventados, que han salido en la obra retornando a algo que ya hizo en su relato Contribución Breve a un diccionario biográfico del expresionismo, y que lo emparenta de nuevo con el chileno Roberto Bolaño. Además, incluye una especie de bibliografía que refuerza el juego del autor entre realidad y ficción.
Patricio Pron construye una historia totalmente fascinante, donde no solo hace alardes estilísticos sino argumentales. La calidad de la propuesta se demuestra en que puede ser leída como novela, manifiesto, homenaje, ensayo fallido, crónica novelada o una larga broma autorreferencial. La línea entre lo real y ficticio es continuamente desdibujada, dejando a las claras el interés del autor por confundir, dosificando la información de forma soberbia y haciendo creer al lector que sabe más de lo que en realidad conoce. En esa confusión se permite incluir personajes reales con otros totalmente inventados, dotando de una patina de verosimilitud a una historia absolutamente ficticia. La trama oscila entre la Italia de los setenta marcada por el terrorismo de las Brigadas Rojas, el ocaso de la Republica de Salo, delirio final de los fascistas italianos, y el tiempo presente con la crisis económica y política de fondo. El autor aborda el tema del compromiso moral desde distintos prismas e ideologías. Las reflexiones se suceden de forma constante en los parlamentos y acciones de los diversos personajes. No hay posibilidad de estar al margen sino que hay que tomar partido. La cuestión es si estás en el bando adecuado y lo más importante, si la historia va a juzgar que tu bando fue el vencedor. Todo se plantea desde una narrativa milimétrica, donde cada detalle puede cobrar importancia varias páginas después. Sin embargo, la gravedad de lo narrado no quita que el autor introduzca algunos elementos humorísticos. Es un humor casi subterráneo con referencias a sus propias obras, y chistes ocultos en las reflexiones de los escritores futuristas o irónicas entradas en el diccionario que completa la misma. Y es a través del humor que llegamos a la figura de Bolaño, que se erige como una influencia fundamental del autor. Ya he comentado antes que en esta obra se percibe la sombra del chileno. Yo pienso que hay influencia y homenaje, tomando alguno de los temas preferidos de del autor de Los detectives salvajes (Ezra Pound, los escritores filonazis o el compromiso con el arte hasta últimas instancias) para ser abordos desde una nueva óptica. Se nota que a Pron le gusta Bolaño, pero el chileno no le hace sombra sino que se erige como una presencia fantasmal, como la de Pound en la novela, que con una media sonrisa no puede sino asombrase de lo lejos que ha llegado un alumno aventajado. Como se puede apreciar, el texto de Pron destaca tanto en el fondo como en la forma. Literatura en estado puro.
No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles es una novela soberbia, madura y compleja. Una obra que se va a perpetuar como uno de los mejores libros de su tiempo y de su autor. Patricio Pron sigue las huellas de Bolaño sin quedarse atrás, dialogando de tú a tú con el último gran mito de la literatura hispanoamericana. Con esta obra se ha consagrado, si es que había dudas, y pasa a compartir espacio con los maestros de la literatura hispanoamericana. No queda sino darle la bienvenida y esperar a la siguiente obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s