“Desmoronamiento” de Horacio Castellanos Moya

desmoronamiento-de-horacio-castellanos-moyaEditorial: Tusquets

Año: 2006

Páginas: 211

El rencor, la violencia de la palabra, la política o las relaciones familiares conflictivas son algunos de los temas preferidos del escritor Horacio Castellanos Moya (Tegucigalpa, 1957). Es habitual encontrar en sus obras estos temas desarrollados y ampliados, dotando al conjunto de su producción literaria de unos rasgos comunes que la hacen muy atractiva. El salvadoreño ha construido una obra con un estilo muy personal y unos temas que se repiten aunque siempre desde enfoques distintos. Estos temas están muy presentes en la obra que reseñamos, Desmoronamiento, editada por Tusquets. Es una historia familiar marcada por la personalidad extrema de la madre que afecta a la convivencia de toda la familia.

Desmoronamiento es una novela que nos narra la historia de una familia hondureña en distintos momentos, aunque siempre con un denominador común. Éste es el enconado odio de la madre, Doña Lena, hacia su marido, Erasmo y su única hija, Teti. El carácter imposible de la matriarca será el denominador común de la historia, en cuyo trasfondo se vislumbran algunos acontecimientos históricos de la región centroamericana. En la primera parte del libro, asistimos a las horas previas de la boda de la hija, que intentará ser boicoteada por su propia madre, que se niega a asistir al casamiento. Ya desde el comienzo conoceremos el volcánico carácter de Doña Lena, que no duda en llenar de improperios e insultos a su propia hija y a su marido. En esa primera parte sabremos que Erasmo es el presidente del partido nacional hondureño y que la hija va a casarse con un hombre mayor que ella, izquierdista y salvadoreño. La madre ataca sin control ni medida al marido, a su futuro yerno y a su hija mezclando reproches personales, de pareja o políticos ya que participa de forma activa en el partido conservador que preside su esposo. La segunda parte de la obra será una narración de carácter epistolar donde la hija, que vive en El Salvador incapaz de aguantar a su madre, y el padre intercambian una considerable correspondencia. En ésta se deslizan aspectos familiares, con la madre como principal tema, y asuntos políticos, destacando el preámbulo y desarrollo de la celebérrima Guerra del Futbol, o el asesinato del marido de Teti en extrañas circunstancias. Finalmente, la última parte nos cuenta los días finales de Doña Lena viviendo sola a las afueras de Tegucigalpa y que escenifica el desmoronamiento que da título a la obra. La familia se va disolviendo poco a poco corroída por la ácida personalidad de Doña Lena.

Horacio Castellanos Moya hace en esta obra su habitual despliegue de estilo, con un tono ácido, afilado y trepidante. Es un autor al que se lee con una facilidad pasmosa, cuyo estilo verborreico deja exhausto al lector. Sin embargo, en la segunda y tercera parte de la novela deja de lado su habitual catarata de diálogos cáusticos y sarcásticas reflexiones para usar un tono más pausado. En la primera, se puede decir que es Castellanos Moya en estado puro, mientras que en las dos partes restantes hay una preponderancia por la pausa, centrando la narración en la cotidianeidad que se ve alterada por un conflicto bélico o el asesinato del marido. Como es habitual en el autor, el trazo de los personajes es certero pero siendo justos, Doña Lena brilla por si misma, siendo un personaje único e irrepetible. Resulta imposible no tener sentimientos encontrados ante el mismo. Es salvaje, desproporcionada, altiva, desmesurada y carente de cualquier remordimiento. Pese a todo, Castellanos Moya no dibuja una caricatura, sino que resulta bastante humana. Esto último unido a diversos elementos de la narración y a la biografía del autor, me llevan a pensar en que hay elementos autobiográficos en la obra, otro de los rasgos habituales del salvadoreño. El autor sería el pequeño Erasmo, el único ser humano por el que Doña Lena muestra amor. Esto es una especulación surgida de unir ciertos hilos invisibles de la narración. Señalar por último que el personaje del nieto, Erasmo Aragón, vuelve a aparecer como protagonista en la obra El sueño del retorno que reseñaremos más pronto que tarde.

Desmoronamiento es otro ejemplo más de la capacidad de Castellanos Moya para crear un universo narrativo en unas pocas páginas, mostrándose a las claras su talento para dibujar personajes creíbles. Esta obra es otro planeta más que orbita en torno a los temas preferidos de unos de los escritores más brillantes del panorama literario en español.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s