“Una casa en llamas” de Maximiliano Barrientos

TAPA UNA CASA-ALTA

Editorial: Eterna Cadencia

Año: 2015

Páginas: 94

Hace unos años la editorial Periférica publicó a un desconocido autor boliviano, Maximiliano Barrientos (Santa Cruz de la Sierra, 1979), del que no tenía noticias. El sello cacereño apostó fuerte por Barrientos y le publicó dos obras suyas. Lo cierto es que tuvo una acogida muy favorable y sorprendente tratándose de un autor boliviano al que además nadie conocía. El prestigio de la editorial sirvió para situar a Barrientos en suplementos culturales y con comentarios favorables de críticos y escritores. En mi afán por leer todo lo que viene del continente americano, me hice con los dos libros publicados y lo cierto es que, sin disgustarme, tampoco me acabaron de convencer. Pese a ello, he vuelto a darle una nueva oportunidad comprando sus dos últimas obras, una novela publicada en Periférica y un conjunto de relatos, Una casa en llamas editado por el prestigioso sello argentino Eterna Cadencia.  Ha sido una alegría volver a leer a Maximiliano Barrientos, porque en esta ocasión ha sido una experiencia satisfactoria.

Una casa en llamas es un libro compuesto por seis relatos. EL autor utiliza un estilo directo, desnudo para narrar historias de derrotas y olvidos. Los personajes están marcados por sucesos del pasado de los que no parecen desprenderse nunca. El nexo común entre ellos es que son historias urbanas, de perdedores y desahuciados de la vida. No hay un atisbo de esperanza en este breve conjunto de relatos donde el autor parece querer narrar la vida de los otros, los abandonados y derrotados por las circunstancias. Experiencias traumáticas, errores de una vida pasada o los embates de un presente difícil son algunas de las escenas que se encuentra el lector en estos cuentos.  Sin embargo, estas narraciones tomadas por la desolación, están construidas de una manera excelente. El autor muestra un gran dominio en la estructura de los relatos, en los cuales la información es debidamente dosificada para mantener la tensión. La inmersión en la vida de los personajes es lenta, pausada y con una prosa lacónica que va situando al lector en escenarios que parecen sacados de un cuadro de Edward Hopper. Los personajes están bien construidos, son creíbles y afortunadamente no son prototípicos. La excepción la marca el luchador del primer relato, los demás son apasionantes con una mención especial para la protagonista del relato Sara, uno de los mejores de un conjunto bastante sobresaliente. No quiero olvidarme del último relato, una historia que perfectamente podría convertirse en una novela. Lo cierto es que todos los relatos parecen ser embriones de futuras novelas, lo que habla muy bien de la calidad y el interés de las narraciones. No se trata de historias raquíticas con tramas endebles. El lector acaba el volumen con la sensación de haber paseado por la vida de unos personajes intensos, que habitan el lado equivocado de la vida y que luchan por salir adelante. Barrientos guía al lector en una gran colección de historias que no se olvida fácilmente.

En la literatura hay que dar oportunidades, salvo que el veredicto sea muy rotundo, y no juzgar por una primera impresión. Volver a leer a Maximiliano Barrientos ha sido todo un acierto. Una casa en llamas es una colección de relatos perfecta para conocer el universo literario de uno de los escritores más interesantes de la literatura hispanoamericana actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s