“Baile con serpientes” de Horacio Castellanos Moya

baile-con-serpientes-con-horacio-castellanos-moya

Editorial: Tusquets

Año: 2012 (2002)

Páginas: 169

Reconozco que después de leer la práctica totalidad de las obras del salvadoreño Horacio Castellanos Moya (Tegucigalpa, 1957), Baile de Serpientes quizás haya sido una de las obras que más me haya descolocado. Se trata de un libro sorprendente que desde distintos ángulos rompe con la tónica general de sus obras. Editada por Tusquets, es una novela que subvierte el realismo en el que se suelen situar las obras de su autor y lo más importante, no elabora reflexiones en torno a la sociedad salvadoreña o la violencia en Centroamérica. El autor opta por una narración más libre, donde predomina el exceso y lo sobrenatural.

Baile de serpientes se inicia cuando Eduardo Sosa empieza a indagar acerca de Jacinto Bustillo, el vagabundo que vive en un coche amarillo en su calle. En el transcurso de esas averiguaciones, Sosa acaba acercándose a Bustillo que se muestra hosco y poco receptivo. Al poco, el vagabundo muere en una pelea callejera y el protagonista conocerá a las cuatro serpientes con las que vivía Bustillo en su coche. A partir de este momento la historia gana ritmo y cambia radicalmente. Las serpientes comienzan a hablar, manteniendo diálogos con Sosa y provocando una orgia de sangre y destrucción a su paso. Como Atila, las serpientes no dejan crecer la hierba a su paso, arrastrando con ello al protagonista en un viaje alucinado y alucinante en que se cruzará con el policía Lito Handal y la periodista Rita Mena, dos habituales de otras novelas del salvadoreño. La obra se cierra de forma total, algo sorprendente en el autor, y no deja interrogantes de peso al lector.

Horacio Castellanos Moya imprime a la narración un ritmo acelerado y vertiginoso que hace que no decaiga en momento alguno. El lector asiste boquiabierto a los diversos caminos que va tomando la historia sin dejar de sorprenderse. No ya que unas serpientes hablan sino las ansias de venganzas de estas o el sexo anfibio del protagonista con las mismas. Hay excesos y la obra es voluntariamente excesiva. Sinceramente no creo que haya una sesuda reflexión sobre la violencia en esta obra sino más bien, es una novela que canaliza otras inquietudes del autor más allá de sus habituales temáticas. Es posible que haya lectores que se sientan algo decepcionados, como es mi caso, por el escaso calado de la novela más allá de ser una historia salvaje y desquiciada. Muestra la sorprendente deriva del personaje protagonista que se ve inmerso en el caos absoluto que van dejando las serpientes a su paso. Asesinatos, explosiones y demás acciones violentas se suceden de forma continuada. Al concluir la lectura de la obra tuve cierta sensación de vacío. Acabar de leer a Castellanos Moya suele tener como resultado el ceño fruncido y un espeso silencio. En este caso ni una cosa ni la otra, algo que para mí es una pequeña derrota.

Esta es una novela diferente que sin ser magnífica sorprende al lector con una propuesta distinta. Aunque hay algunos elementos del universo literario de Castellanos Moya, la forma en que está planteada y la dirección del discurso de la obra hace que sea diferente a otras del autor. Desde luego, Baile de serpientes es otra oportunidad de leer a unos de los escritores más completos de la literatura hispanoamericana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s