“Abril rojo” de Santiago Roncagliolo

abril-rojo-de-santiago-roncagliolo

Editorial: Alfaguara

Año: 2006

Páginas: 328

Como muchos lectores, en ocasiones conozco a autores y autoras a través de la consecución de premios. Me pasó, por ejemplo, con Sara Mesa, hasta que la escritora no salió como finalista del Premio Herralde no reparé en su interesante obra. Algo parecido me ocurrió con el peruano Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) que ya contaba con unos cuantos libros publicados cuando ganó el Premio Alfaguara con Abril rojo, que lógicamente editó Alfaguara. Este es un galardón con el que tengo sentimientos encontrados porque pese a ser escaparate para muchos novelistas nacidos en América, también deja serias dudas si nos atenemos a las novelas premiadas en los últimos años. Esta, sin ser una mala obra, no me dejó un buen sabor de boca.

Abril rojo cuenta la investigación de unos crímenes por parte de Félix Chacaltana, un fiscal meticuloso que siente devoción por los trámites burocráticos. Los crímenes tienen lugar en la celebérrima Semana Santa de Ayacucho, núcleo duro de la guerra civil vivida entre el estado peruano y el grupo terrorista Sendero Luminoso durante la década de los ochenta y parte de los noventa. La acción transcurre en el año 2000 cuando se supone que la zona está pacificada y la amenaza senderista eliminada. Sin embargo, la investigación de Chacaltana arrojará a la luz una realidad muy distinta ya que pronto los crímenes son vinculados con un rebrote senderista. El protagonista va a descubrir la violencia de estado establecida por los mandos policiales que están corrompidos hasta la médula. La novela está ambientada en el gobierno de Alberto Fujimori y su sistemática corrupción electoral e institucional. En este contexto de horribles crímenes, corrupción sistemática y en un ambiente exacerbado por la celebración religiosa y los fantasmas de la violencia pasada, nuestro protagonista. el correcto y pulcro Chacaltana, irá enloqueciendo progresivamente para entrar en un declive total que casi acaba con su persona.

Roncagliolo pone todas las piezas necesarias para lograr una obra de éxito comercial, que pese a lo complejo de los temas que aborda, consigue ser consumida con facilidad. Sin embargo, esta ligereza juega en contra de una obra que es leída como una novela de misterio más. Como lector tuve la sensación, en demasiados momentos, de que el ritmo y el tono con que el autor planteaba la obra, era el de una novela de misterio rutinario que adornada con unos cuantos ingredientes exóticos, se salía de la norma aunque sin destacar mucho. Demasiados elementos son tocados superficialmente y sobre todo hay un tratamiento más que discutible de los aspectos derivados de la violencia. La descripción de los crímenes y demás horrores que se dan cita en el texto me resultaron francamente truculentos. Se nota el gusto por cierta casquería que luce muy bien en según qué contextos. La galería de los horrores cansa y aburre en varios momentos del libro Me resulta una forma poco sutil de buscar al lector. Los esfuerzos en describir crímenes podrían haberse invertido en matizar, aclarar o profundizar muchos temas que son tratados muy por encima. Hablo por ejemplo de la corrupción fujimorista o la sistemática violencia de estado en la zona. Este tratamiento superficial es lo que lastra la obra. La trama transita por los lugares seguros que se dan en muchos thrillers y novelas de misterio, donde hay lectores que se encuentran cómodos. Otros como yo piden algo más, sobre todo cuando el contexto y las cuestiones de fondo lo permiten.

Abril rojo es un libro de considerable éxito comercial, de hecho cuenta con una adaptación cinematográfica. Considerada por muchos críticos de lo mejor de Roncagliolo, se trata de una obra que flojea en varios momentos y donde las costuras narrativas se vislumbran con facilidad. No niego que se lea con rapidez, tampoco voy a ocultar que corre el riesgo de olvidarse con idéntica facilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s