“Adormecer a los felices” de Diego Trelles Paz

adormecer-a-los-felices-de-diego-trelles-paz

Editorial: Demipage

Año: 2015

Páginas: 188

Con el peruano Diego Trelles Paz (Lima, 1977) me pasó una cosa curiosa. Hacía tiempo que quería leerlo, descubrí que Candaya lo había editado en España y que estaba en la biblioteca de mi universidad. Mejor imposible. De casualidad supe que el libro estaba prestado y lo tenía una compañera de máster. Le pregunté qué tal y muy entusiasmada me contestó que era el nuevo Bolaño. Ese elogio sirvió para que postergara sine die la lectura del joven peruano. En los últimos años había leído demasiados autores y autoras a los que la crítica colgaba el sambenito de ser los sucesores del célebre escritor chileno. Muchos de esos escritores no me habían gustado lo más mínimo. Desde ese fatídico día, no volví a interesarme por Trelles Paz, hasta hace unos meses que compré su último libro de relatos, Adormecer a los felices editado por Demipage. Hice mal en posponer tanto la lectura pues esta colección de relatos, con algún que otro altibajo, me ha gustado bastante.

Adormecer a los felices es una completa colección de cuentos donde lo literario está muy presente. Mediante una escritura ágil y directa, el peruano Trelles Paz nos acerca pequeños fragmentos de vidas donde la literatura es parte importante e incluso el narrador dialoga con sus propio texto tal y como ocurre con el segundo relato «Nunca he sabido cómo hacer para odiarla». Hay en este relato al igual que en otros una marcada vocación por contar, narrar la experiencia, revivirla y plasmarla en papel con el objetivo de que aquello que se escapa por los resquicios del tiempo quede perpetuado por escrito. En más de una ocasión se leen frases  que aluden a la importancia de dar voz a estas historias como ocurre con el relato del Maese Antonio. Así mismo en este catálogo fragmentario de vidas y anécdotas que nos regala Trelles Paz, encontramos una diversidad de personajes que se intercambian en distintos ambientes donde hay desde adolescentes enamorados a hampones charlatanes que remiten a Pulp Fiction. Es cierto que al acabar la obra noté cierta repetición y monotonía en la voz narradora, es decir, que todos los relatos parecían contados por la misma persona. Si bien, Trelles Paz aborda distintas estructuras narrativas en su obra, desde el diálogo como único elemento narrador, el caso de «Intermezzo» o una suerte de reportaje/entrevista que encontramos en «Los farsantes». Se trata uno de los mejores relatos de la obra junto con «El aprendiz», que abre el libro.

Trelles Paz demuestra aptitudes para contar, consigue que la narración no decaiga con un manejo muy acertado de los tiempos. Personajes y escenarios muy distintos se suceden entre sí, sin grandes sobresaltos o cambios de estilo. Hay dos elementos muy presentes en la obra. Por una parte la literatura, como señalaba en el párrafo anterior, es un tema que tangencialmente permea casi todos los relatos. El mundillo literario, los talleres de escritura o los inicios en la literatura son algunas de las situaciones y conceptos que el autor baraja a lo largo de todo el libro. Hay relatos abiertamente literarios como el ya mencionado de «Los farsantes», donde se describe una imposible generación literaria que entronca con el otro elemento que recorre la obra. Se trata de la presencia de Roberto Bolaño. Resulta más o menos evidente que para Trelles Paz el autor chileno es una influencia clave. Esta impronta es considerable, especialmente en algunos momentos, en el tono narrativo o en la elección de los temas: el gusto por lo outsider o las parodias del mundillo literario.

Adormecer a los felices ha sido un libro de relatos que he disfrutado. Sin una ambición desbordante, Diego Trelles Paz escribe una colección de relatos más o menos equilibrada donde la literatura (y lo literario) se convierte en un elemento clave. Con una escritura con personalidad y actitud, no queda sino esperar lo próximo del joven escritor peruano.

Anuncios

2 thoughts on ““Adormecer a los felices” de Diego Trelles Paz

    1. A mi me gustó la elección de los temas y la escritura, que me remitía a Roberto Bolaño. De todas formas ya sabes que es una cuestión de percepción. Muchas gracias por tu comentario y por seguir el blog. Un afectuoso saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s