“El nudo” de Rodrigo Soto

Editorial: Periférica

Año: 2011

Páginas: 197

En más de una ocasión he comentado que la literatura centroamericana tiene un lugar especial dentro de este blog. Las razones fundamentales son que es la gran desconocida de la literatura en español y que es mi especialidad académica en los estudios filológicos. Los autores y autoras de la región no están precisamente faltos de talento, más bien carecen de la adecuada difusión y atención. Afortunadamente existen editoriales que se arriesgan, como es el caso de Periférica que hace unos años publicó El nudo del costarricense Rodrigo Soto (San José, 1962). Una estupenda obra sobre la amistad y el azar.

El nudo cuenta la historia de un grupo de jóvenes, tres hombres y dos mujeres, cuya convivencia salta por los aires cuando encuentran un cargamento de cocaína. Este hallazgo supondrá un cambio en sus vidas y alterará para siempre las relaciones entre ellos. Un narrador omnisciente nos va guiando por los distintos caminos de los jóvenes una vez deciden qué hacer con el sorpresivo hallazgo. La historia colectiva se derrama hacia distintos lugares, narrando  la incierta suerte de cada personaje. El magistral comienzo del libro con un mendigo cruzándose en el camino de un conductor, ya muestra de forma clara el interés del autor por narrar de forma directa y dinámica. La historia es contada de forma no lineal, con un narrador que dosifica y juega con los tiempos. La novela profundiza no solo en los cambios que se producen en los jóvenes sino también en lo que puede significar un hallazgo como ese en una etapa tan crucial como es la adolescencia. La historia avanza a lo largo de distintas décadas, con rapidez y soltura en un viaje que nos traslada de los sueños de juventud a las certezas de un presente más bien cruel.

Rodrigo Soto escribe una historia de marcado corte realista, de tres jóvenes y dos chicas que se ven arrastradas por la vorágine del azar, y justamente este es uno de los temas fundamentales de la narración. La suerte, la toma de decisiones y el incierto azar que se esconde detrás de cada paso que damos, sirve al autor para tejer un nudo, nunca mejor dicho, en torno a los protagonistas. La amistad es otro de los ejes del libro. Las relaciones entre los distintos personajes se ven condicionadas por las nuevas circunstancias. La vida de todos ellos cambia y con ello la forma de interrelacionar entre sí, mostrando lealtades quebradas y traiciones.  La obra no solo dibuja un fresco de la efímera juventud sino también del paso a la edad adulta, aunque en este caso está fuertemente condicionada por el alijo encontrado. Así mismo, se puede entender la obra como un ejemplo de la capacidad de la droga para altear la vida de una comunidad. De manera reducida, con solo cinco individuos, el autor es capaz de mostrar las diferentes formas en que se puede manifestar la droga, llevando el relato desde la corrupción política a la marginalidad. El narrador no se pierde en discursos  y elude de forma acertada los dilemas éticos, más bien se interroga mostrando los efectos de las decisiones equivocadas o acertadas que solo el tiempo decide.

El nudo cuenta con un incisivo realismo, una historia muy atractiva donde distintas vidas se ven atadas al mismo nudo. Rodrigo Soto es uno de esos narradores poco conocidos. Desde luego no será por falta de talento, ya que esta novela es un gran libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s