“Era el cielo” de Sergio Bizzio

Editorial: Interzona

Año: 2007

Páginas: 202

Hay comienzos en la literatura que dejan huella. Siempre que pienso en uno me acuerdo de Ana Karenina de Lev Tolstoi, cuya frase inicial se queda grabada en la retina del lector para siempre. También tengo varios comienzos predilectos en la literatura hispanoamericana, ya sea por lo acertado de la frase o por el impacto que producen. En esta segunda categoría incluiría el comienzo de Era el cielo del argentino Sergio Bizzio, publicado por Interzona. El autor cuenta una historia familiar en la que un violento suceso inicial marcará toda la obra.

Era el cielo comienza con una violación. El protagonista ve como su mujer es violada por dos hombres. Lo ve todo a hurtadillas desde una ventana y se queda totalmente paralizado por el miedo, incapaz de hacer nada. Este instante de terror será el detonante de una historia que a pesar de su fuerte comienzo, destaca por su sensibilidad y su pausada narración. Dividida en tres partes, la primera nos cuenta la violación y los días posteriores donde el protagonista está desconcertado ante el silencio de su esposa con la que se ha reconciliado tras un tiempo separado. El segundo tramo de la novela narra una etapa anterior al trágico suceso inicial, en el que se cuenta la vida del protagonista tras separarse de su esposa. Finaliza la obra con una última parte, donde se retoma la acción de los días posteriores a la violación. El autor narra la vida de un hombre marcado por sus miedos que intenta no trasmitírselos a su hijo. La búsqueda del equilibrio entre vida personal, familiar y laboral es uno de los temas centrales de una obra atravesada por la sombra del suceso inicial. De alguna forma este es un punto cero en torno al cual bascula todo lo que acontece en la misma. Incluso cuando se está leyendo sobre el tiempo previo al suceso, la sombra de lo que ya se sabe que va a ocurrir pero aun no ha pasado se cierne de forma irremediable sobre la historia.

Sergio Bizzio juega hábilmente con el lector, cuya lectura se ve condicionada por el comienzo de la obra. La tremenda dureza de las páginas iniciales del libro desgarra al lector con una prosa detallada y desnuda, casi forense. Tras esa inicial tempestad, la novela se instala en una no menos inquietante calma que prácticamente ocupará el grueso del mismo. Es una narración de una crisis vital, donde los fracasos se superponen, y con un protagonista que no acaba de encontrar su sitio. Sin embargo, el argentino va detallando un universo de miedos y dudas que asolan a un protagonista que vive tensionado. Hay páginas con mucha fuerza, como el baño en la piscina con el tiburón, donde el autor muestra un gran oficio para ganarse al lector. Brilla igualmente en los diálogos y reflexiones sobre la paternidad, el compromiso o las relaciones de pareja. La excentricidad de algunos personajes o la huella de la violación, añade un punto inquietante a esta crónica personal y familiar. El autor impone la pausa incluso en aquellos momentos más complejos a nivel narrativo. Se siente cómodo llevando la historia a un ritmo lento, sin precipitar la acción. Como ya he dicho, hay momentos de gran tensión, no solo al comienzo, que el autor los solventa con un estilo depurado.

Era el cielo es una obra muy recomendable. Una novela realista que con gran dureza muestra los miedos y dudas de la madurez. La mirada certera de Sergio Bizzio resulta muy iluminadora a la hora de abordar temas comunes en la literatura contemporánea. En definitiva, un libro que hay que leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s