“Grandes miradas” de Alonso Cueto

Editorial: Anagrama

Año: 2005

Páginas: 301

El pasado mes de diciembre una noticia sacudió Perú. Tras unas semanas agitadas donde el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) estuvo a punto de ser cesado,  se salvó a última hora gracias al sorprendente apoyo de una parte del partido fujimorista, sus acérrimos enemigos. Se estaba valorando el precio de ese apoyo cuando en el día de Nochebuena, el ex presidente Albero Fujimori era liberado de prisión por motivos humanitarios. Una sacudida informativa que indignó y entristeció a muchas personas debido al gran número de crímenes cometidos por el mandatario peruano durante su etapa como gobernante. En los años más oscuros de ese periodo está situada la célebre novela Grandes miradas del peruano Alonso Cueto (Lima, 1954), publicada por el sello barcelonés Anagrama.

Grandes miradas cuenta la historia del juez Guido Pazos que hizo frente al gobierno de Fujimori y  más directamente a Vladimiro Montesinos, mano derecha del presidente. La lucha de Pazos acabará teniendo un final sencillo dentro de la lógica fujimorista. Ante la incapacidad para ser corrompido o chantajeado, el juez es asesinado por sus enemigos políticos y posteriormente calumniado por los medios afines al gobierno. Aquí es donde cobra fuerza el personaje de Gabriela, novia del protagonista, que planeará una venganza contra los responsables últimos del asesinato de su pareja. La historia avanza con la protagonista acercándose al mundo de corrupción, degradación y sordidez que rodeaba a Montesinos. Aquí la historia decae debido a la escasa verosimilitud de lo narrado. No es que sea imprescindible pero se echa en falta que una novela que busca ser realista acabe por resultar tan inverosímil en varios momentos fundamentales de la trama.

Alonso Cueto narra con un ritmo vertiginoso y trepidante esta crónica de los peores años del fujimorismo. Inspirada en el caso real del juez César Díaz Gutiérrez, el libro se sirve de un contexto real aunque la situación sea ficticia pues el personaje de Gabriela es inventado. Sin embargo, el autor no duda en incluir gran variedad de personajes reales entre los que por razones obvias brillan el propio Alberto Fuijimori y Vladimiro Montesinos. La obra muestra no solo la repugnante política de chantaje y extorsión de Montesinos y sus célebres Vladivideos sino también las maneras dictatoriales, forzadas de facto con distintas maniobras políticas, del gobierno. Aquellos que molestan o discuten el sistema son calumniados, destrozados y difamados hasta la ruina moral. Si no se logra, se les ejecuta. La batalla de Pazos es judicial, nada que ver con cualquier tipo de animadversión personal. La lógica del gobierno hace que se vuelva personal como lo acabará siendo el plan de Gabriela para vengar a su pareja. El panorama que se dibuja resulta certero, especialmente cuando refleja la peculiar mezcla de miedo, connivencia y bajeza moral que rodea al periodo de Fujimori. El retrato se torna especialmente ácido con la profesión periodística. Lástima que tanta crítica acabe lastrada por los giros imposibles de la historia.

Grandes miradas es una novela destacable para acercarse al periodo del gobierno de Fujimori. Con mayor o menor acierto, el autor escribe una historia donde la trama flojea pero brilla la ambientación. Alonso Cueto no falla a la hora contar los instantes más oscuros de la historia reciente de Perú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s