“Pequeña flor” de Iosi Havilio

Editorial: Literatura Random House

Año: 2017

Páginas: 122

Había algo que me gustaba mucho de la editorial Caballo de Troya. Habitualmente publicaban a escritores que no me sonaban ni remotamente, además venían abalados por el buen criterio de Constantino Bertolo, editor y cabeza pensante del sello. Era un ejemplo de sello de editor y tras la jubilación de este, se ha convertido en algo distinto, aunque esa es otra historia. La que aquí me ocupa es Pequeña flor, la más reciente novela del argentino Iosi Havilio (Buenos Aires, 1974) publicada por Literatura Random House. Precisamente a Havilio fue uno de los escritores que conocí gracias a Caballo de Troya, sello que había editado sus tres primeras obras en  nuestro país. Ahora ha dado un salto, publicando en una editorial de mayor difusión como es LRH.

Pequeña flor es una novela corta, o nouvelle si se prefiere, que cuenta la historia de José y el derrumbe de su matrimonio con Laura. La relación entre ambos empieza a hacer aguas a raíz de la pérdida del trabajo del protagonista. Narrada en primera persona, en un único párrafo, sin puntos y aparte, el lector va a sumergirse en la muy peculiar crisis de José y Laura. Pronto el protagonista tendrá conocimiento de una nueva y perturbadora habilidad que generará una morbosa cadena de acontecimientos que no frenará la cada vez mayor decadencia de la convivencia marital. El humor y la visión de José se van imponiendo en un relato donde lo fundamental es la sucesión de hechos a cada cual más sorprendente. Las nuevas amistades de Laura, la relación entre José y el vecino Guillermo o la resolución del final de la obra, son distintas tramas que parecen encaminadas a dejar al lector atrapado en una maraña única y sorprendente que fascina en su resultado final aunque en algunas partes agote.

Iosi Havilio logra una obra muy entretenida donde los hechos se suceden de forma continua y en cascada. La elección del párrafo único como formato, contado por un narrador en primera persona sirve para atrapar al lector. La lectura deja una sensación de borrachera de acontecimientos. Pasa mucho en muy poco tiempo, todo lo que ocurre es como mínimo sorprendente, en un viaje hacia lo inesperado que de alguna forma elimina cualquier intento de profundizar en lo que le va ocurriendo a la vida del protagonista. Como lector acabé echando en falta que el autor abordara y reflexionara sobre aquello que está narrando. Sin embargo, se opta por ir superponiendo los giros de la trama lo que acaba por dejar de lado los temas más profundos. Un realismo estricto y el humor son los recursos a los que acude Havilio para transitar por esta historia tan disparatada como poco profunda.

Pequeña flor es un libro divertido por su enloquecedora puesta en escena y su brillante capacidad para sorprender al lector. Sin embargo, la delirante propuesta narrativa de Iosi Havilio acaba por dejar una sensación de vacío. Se lee con avidez pero se agota con idéntica rapidez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s