“La hija de la española” de Karina Sainz Borgo

Editorial: Lumen

Año: 2019

Páginas: 220

En los últimos años, la compleja situación política de Venezuela ha estado muy presente en España. Las dificultades que atraviesa el país han sido objeto de la atención de muchos medios de comunicación. Este foco de interés también ha tenido su reflejo en la literatura, apareciendo un número considerable de ficción y no ficción que hablan de la situación del país sudamericano. Entre ellas está Patria o Muerte, del venezolano Alberto Barrera Tyszka, que reseñé un tiempo atrás o la más reciente La hija de la española de la también venezolana Karina Sainz Borgo (Caracas, 1982) publicada por Lumen. Está obra ya venía precedida de grandes comentarios incluso antes de su publicación ya que fue una de las sensaciones de la Feria del libro de Frankfurt del pasado año.

La hija de la española cuenta la historia de Adelaida Falcón, una joven caraqueña que acaba de perder a su madre. Tras el fallecimiento de esta, su casa es ocupada por un grupo de afines al régimen chavista y Adelaida se ve obligada a ocupar el piso de su vecina, una hija de españoles que ha muerto sin que nadie supiera nada. A partir de este momento, la vida de Adelaida da un vuelco radical al intentar retomar el control de la situación o al menos lograr cierta normalidad. Sin embargo, el ambiente de violencia y las dificultades que atraviesa el país hacen que cualquier conato de realidad sea totalmente ilusorio. El permanente estado de tensión, los peligros que acechan y la violencia institucional dificultan a la protagonista cualquier intento por recuperar lo que fue suyo, ya sea el apartamento o las pertenencias que tenía en este. A partir de esto llegará a un punto sin retorno donde la única premisa posible será la supervivencia y escapar del inferno en que se ha convertido la ciudad.

Karina Sainz Borgo logra una novela poderosa pero también previsible. Su intención es más política que literaria y al final, eso acaba pesando en una historia donde hay más interés por mostrar los desmanes del chavismo que el destino incierto de Adelaida. No tengo problema con la política en la literatura pero la línea que separa el arte de la propaganda es fina y la autora acaba poniendo su prosa al servicio de una idea. Negar la caótica situación de Venezuela sería temerario pero el lector no necesita más de doscientas páginas repitiendo el mismo mantra. Acaba siendo tan machacón como la repetitiva canción que oyen las camaradas que ocupan el piso de la protagonista. Dejando al margen el desafortunado clasismo de algunas expresiones, el libro entretiene pero en su vocación de fresco, de reflejo de un momento histórico falla por reiteración. En algunos momentos me recordaba al tremendismo literario de Fernando Vallejo pero lo que el colombiano despachaba con una calculada mezcla de acidez, humor y violencia aquí se convierte en una circunspecta descripción de desmanes revolucionarios.

La hija de la española es un libro que entretiene y permite al lector acercarse a la situación del país. No voy a discutir yo sobre el sufrimiento del pueblo venezolano pero si me permito estar en desacuerdo con las formas de Karina Sainz Borgo a la hora de abordar esta compleja problemática.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s